Verán que los que tienen vidas buenas con sólo unos pocos y pequeños problemas, se ven tristes. Lloran y se llenan de amargura. En cambio, los más carenciados y necesitados casi siempre están con una resplandeciente sonrisa para disfrutar otro día de la vida.
Creo que todos deberíamos aprender de ellos.

20 comentarios:

  1. Nada que decir. Buena y reflexiva entrada. Hay que sonreir a pesar de todo, porque la vida, vale la pena.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente. En lugar de discriminarlos, deberíamos aprender. Porque son los únicos que siempre tienen esa sonrisa que demuestra que aunque no tengan todo lo que quieran ellos siempre van a estar contentos. Que linda entrada. Te mando un beso enorme linda, gracias por pasar♥

    ResponderEliminar
  3. ssissi
    estoy tan de acuerdo con vos
    ojala esas personas pudiesen... nose, darse cuenta que tenemos que vivir la vida a pleno
    ellos que todo lo tienen deberian prestar un poco mas de atencion, y ver que esas personas si viven a pleno
    es una entrada muy cierta y triste
    besos
    cami

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo y al mismo tiempo no. Sí, es cierto. Pero cada uno está acostumbrado a la vida que vive. Cada uno vivimos en un ambiente, y una situación. Y nos hace felices o nos pone tristes lo que nos saca de ahí. Es lógica. Pon a vivir a un multimillonario con el dinero que vive una persona de clase media. Creeme. Lo pasaría mal.

    ResponderEliminar
  5. Completamente cierto, esas personas conocen la vida mucho mas y no se hacen problemas por cosas tontas como nosotros. Viven el dia a dia :)

    ResponderEliminar
  6. me parte el alma todos esos niñitos q no tienen apenas nada... no lo veo justo...aunq me encantan q tengan esa capacidad d ver todo con optimismo... pero aún así... es inevitable no sentir penita..
    un besito!! :)

    ResponderEliminar
  7. por razones familiares, cuando tenía once años fuimos a vivir medio año a etiopia. A la parte pobre, si. A esa de los documentales. la del calor sofocante, los tullidos de guerra sin piernas q andan con las manos, los ñiños q te rodean pidiendo limosna, el asfalto duro y el camino polvoriento, las mujeres cargadas con cañas, las más jovenes cocinando tef, el estadio de atletismo, cutre y polvoriento, soñadores corredores entrenando, los ancianos sentados a la sombra, gente al suelo, en medio de la calle en plena luz del sol, tapados con mantas, pasavas por su lado preguntandote si estaban durmiendo o si habían muerto, los taxis blancos y azules, seis carriles sin semaforos, caiones llenos de mercancias, cabras por las calles, tiendas llenas de zapatos y libros viejos, una bazar y un restaurante chino (hay en todas partes), el contraste de la derruida calle y la exuberancia de los jardines del hotel en el q nos alojabamos, en el parque infantil del hotel, los guardias de seguridad llevaban enormes metralletas negras.

    Cuando volvimos habíamos canviado por completo. Ellos ven el mundo diferente. Conocimos a mucha gente muy pobre. Les duel más q sietas pena por ellos q el hambre. Creeme.

    Vomitando recuerdos de hace ya siete años. Lo siento por alargarme, me emocioné...

    ResponderEliminar
  8. Eso es tan cierto. Adoro ir de misión y esas cosas por ese mismo motivo. Porque te recuerdan lo que realmente vale la vida... Y lo idiota que eres tú, por dejarla pasar aferrado a necedades totalmente prescindibles.

    ResponderEliminar
  9. Tu blog es muy lindo. Te sigo bella de mi corazón, mil besos y abrazos para vos! ♥

    ResponderEliminar
  10. Esta entrada en preciosisima, estos temas me tocan el alma al igual que la foto.. :(
    Y la entrada anterior también es genial (:
    Tienes un premio en mi blog, pásate (:
    Un beso enorrrrme.

    ResponderEliminar
  11. Demaciado cierto. nosotros nos ponemos tristes por cosas que realmente no son importante' tenemos todo con lo que ellos serian mas que felices sin reprocharse :)


    te Sigo...Saludos

    ResponderEliminar
  12. Es la ambición del hombre, a más tiene más quiere, la inconformidad, el vacío existencial... Si acaso los momentos que realmente nos llenan al alma, son aquellos pequeñitos que suceden un día cualquiera...

    Besos.

    Te linkeo.

    ResponderEliminar
  13. Me sorprende aquello, siempre la gente que tiene más carencias tiene en su rostro una sonrisa espléndida, llena de vida. Según mi propia teoría ello es porque al aferrarse a menos materialidades, tienen menos que perder, por ende son más libres.
    Definitivamente son personas admirables.
    Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente. Yo creo que en parte es porque los que no tienen mucho valoran lo que poseen y por eso son felices, porque a pesar de no tener muchas cosas se dan cuenta del infinito valor de lo que tienen. En cambio, los que tienen mucho siempre necesitan más y más y nunca les alcanza porque no notan la inmensa cantidad que tienen, no valoran nada.
    Me gustó tu forma de pensarlo :)
    Un beso!
    'How can I get away from the demons in my head?

    ResponderEliminar
  15. a ver cuando se te ve de nuevo por aquí.. :)

    ResponderEliminar
  16. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com.es/
    gracias, buen día, besos en verso..

    ResponderEliminar
  17. Hola paso por tu blog saludos! ;D

    *----------*---------*-------*
    Firma y pregunta: http://ask.fm/MBeleng

    Pregunta Saludos! ;D

    (ESTA FIRMA APARECE EN CADA MENSAJE A UN BLOG O BLOGGER)

    ResponderEliminar
  18. Qué razón. Egoístas. Cuanto más tenemos, más queremos...

    ResponderEliminar