3 comentarios:

  1. Me he enamorado. Pero no creo que parezcan imposibles. A mi me gusta poner el paréntesis en el prefijo (im)posibles. Sólo los vemos así para justificarnos si salen mal, pero si los viésemos de verdad imposibles, ni siquiera los soñaríamos. Nadie se pone metas inalcanzables en realidad.

    ResponderEliminar